PRIMERAS Y ÚLTIMAS VECES

La maternidad/paternidad es algo muy bonito, inexplicable, cuando miras a los ojos a esa nueva personita irradias amor y felicidad por los cuatro costados, pero también es duro (sobretodo al principio hasta que os conocéis mejor), y también está plagada de sentimientos encontrados: Dudas constantes, preocupación, incertidumbre...La mezcla de sentimientos daría para escribir otra entrada, pero hoy no quiero hablar de eso, quiero hablar de la cantidad de primeras y últimas veces que vamos a vivir con el bebé, sobretodo el primer año.


Y creo que es algo para reflexionar, porque el primer año es súper intenso y todo está súper concentrado, y para colmo pasa sin que te des cuenta. Y eso puede hacer que a veces, se nos pasen estos acontecimientos por delante sin apenas disfrutarlos...Qué pena, ¿no?

LAS PRIMERAS VECES SE CONVIERTEN EN ÚLTIMAS ENSEGUIDA 


Y es que estamos con los sentimientos a flor de piel en el postparto, cansad@s, empezando a conoceros con el bebé, durmiendo muy poquito, preocupad@s por distinguir unos llantos de otros, además de recibiendo constantemente consejos de otras personas; a veces muy útiles, otras veces muy dudosos. 

Y llega el día de su primera sonrisilla, o la primera vez que te enfoca bién con sus ojitos, o la primera vez que levanta la cabecilla...Pero todas esas primeras veces se esfuman en un santiamén, sustituyéndose por otras, como la primera carcajada, la primera vez que sonríe sólo con mirarte o la primera vez que se da la vuelta sol@. Entonces mirás atrás (no mucho,¡si sólo hace unos meses!), y te das cuenta de que aquellas primeras veces, en un momento dado, se convirtieron en última vez y no te has dado ni cuenta.
 
 Porque ahora ya no sólo sonríe, sino que suelta carcajadas cuando algo le gusta especialmente; ya no sólo levanta la cabeza, ha aprendido a darse la vuelta y empieza a intentar reptar por el suelo; y todo aquello queda lejano, como si hubiera sido en otra vida, como si hiciera muchos años que pasó, y algunas las has disfrutado mucho, otras quizás estabas tan preocupad@ por hacerlo bién, por lo que decían los demás, por tu cansancio o estrés...que no te ha dado apenas tiempo de disfrutarlas.

"TU HIJ@ ESTÁ ENMADRAD@"


¡La frase del año! Es posible que tenga "mamitis", y "papitis", pero no va a durar para siempre...Lo que sí durará para siempre será nuestra "hijitis". Porque no te das cuenta, y ell@s pasan de ser tu pequeño satélite, todo el día dando vueltas alrededor tuyo, a pedirte que no les des la mano por la calle, y de ahí pasan a decirte que quieren ir sol@s al cole, y de ahí a no querer venir contigo cuando sales a dar una vuelta... Así que, mi consejo sería aprovecharnos todo lo que podamos de esa "mamitis" o "papitis", disfrutar al máximo de cubrir sus necesidades, abrazarles, achucharles, cogerles en brazos, e intentar memorizar esos momentos en nuestras mentes...Porque llegará el día que no le podrás coger en brazos, ni darle todos los besos que quisieras, y ya no habrá marcha atrás. Llegará un día que ya no le des la mano por la calle, y te preguntarás cuándo fue la última vez. Llegará un día que no querrá que le acompañes a la cama, ni que le mires debajo de la cama o dentro del armario, y recordarás con melancolía cuando pedía meterse en vuestra cama con vosotro@s porque tenía miedo o estaba malit@ o simplemente le apetecía...

CONCLUSIÓN: DISFRUTA MÁS, PREOCÚPATE MENOS


No tengas miedo de coger a tu bebé en brazos porque "se acostumbre", cualquier día puede ser el último que puedas acurrucarle en tus brazos; no tengas miedo de meter a tus hij@s en la cama, o de acostarte un ratito con ell@s hasta que se duerman, algún día lo echarás de menos; no tengas miedo de invertir tu tiempo en ell@s antes que en otras cosas, pues cualquiera de los logros que consiga hoy puede convertirse en una última vez mañana.

Disfruta de esos momentos fugaces que te dan tus hij@s, porque ¿para qué l@s tenemos si no es para disfrutarl@s al máximo? Disfruta de esas primeras veces, que cualquier día se pueden convertir en últimas.

¿Qué te ha parecido? Tus comentarios valen mucho para mí, ¡no te cortes y dime qué opinas!

OTRAS ENTRADAS:




Comentarios

  1. Ay, si!!! Cuantas primeras y ultimas veces!!! Como dices tu, sobretodo el primer año...
    Yo me acuerdo cuando guarde por primera vez la ropa que le habia quedado pequeña! Parecera una tonteria, pero me dio una pena!!! Tantos dias, semanas... preparando las cositas, la ropita... para que todo este perfecto... y en un santiamen ya no lo usaria mas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí con la ropita también me pasa! Y bueno, con la mayo, que tiene años, miro atrás y parece otra vida, otra niña incluso! Por eso intento aprovechar a tope los momentos con el pequeño, porque s´lo rapidísimo que pasa!! Gracias por comentar!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Me haría muy feliz que me dejaras un comentario, ¿Te animas?
Y si te ha gustado, ¡COMPARTE!