LA PRUEBA DE FUEGO EN LA PAREJA: CUANDO TIENES HIJ@S

Tener hij@s...Una decisión tan trascendental...Pero la mayoría de veces no sabemos lo trascendental que es hasta que tenemos a nuestr@ peque con nosotr@s. Y digo trascendental sí, porque es una decisión que te cambia la vida para siempre; a algun@s para peor, a otr@s para mejor...Y este cambio tan grande en la vida hace que cambies tú también, más de lo que nunca hubieras imaginado.

Boxeo, imagen de RyanMc Guire en Pixabay

¿VIDA DE PAREJA?¿DÓNDE?

Muchas parejas no caen en esto, los primeros meses/años de la criatura la vida de pareja se resiente; tienes un bebé desvalido que necesita atención a todas horas, que se despierta mil veces por la noche, que no sabe hablar y pide las cosas llorando, y todavía estás aprendiendo a identificar esos llantos, atenderle, quererle, turnarte con tu pareja un rato para tener un respiro y viceversa. Para cuando se tiene un ratito, de lo que más se tienen ganas es de dormir (lo poco que te deje el bebé). El resto del día, el mundo entero gira alrededor de la criaturilla y todo lo demás pasa a segundo plano. Pero aunque la vida de pareja "desaparece" durante un tiempo, cuando vuelve siempre es con más fuerza.

LO QUE PENSABAS ANTES Y LO QUE PIENSAS AHORA

Que levante la mano quien no ha sido la/el mejor madre/padre del mundo antes de tener criaturas, observando a otras parejas...Pocos se libran, si es que se libra alguien...Se habla mucho de cómo se harán las cosas, se está de acuerdo en todo, pero luego la realidad dista mucho de las ideas que se hace un@ en la teoría; el instinto, la necesidad de buscar información y otros muchos factores hacen que cuando esa criatura viene a poner tu mundo del revés también se carga todas tus ideas de un plumazo...Esto por supuesto crea enfrentamientos porque no siempre se está de acuerdo.

Familia playa, imagen de Seagul en Pixabay

ESTRÉS + CANSANCIO = DISCUSIÓN

A corto plazo esto es muy común, se puede llegar a discutir por cosas muy tontas por las que nunca habrías discutido antes. Y es que se duerme poco o nada, a veces llora y no hay manera de consolarle, que si crisis de lactancia por aquí, que si opinólogos por allá, que si hormonas a flor de piel, que si has pasado un día de perros en el trabajo...Todo esto influye para que cuando no puedes más explotes y salpiques a la persona con la que más confianza tienes: Tu pareja.

NO ESTÁ TODO PERDIDO

No está todo perdido, ni mucho menos. Está claro que son momentos difíciles para la pareja, porque todas las atenciones se centran en el bebé, pero si hay amor y nos damos cuenta de lo que pasa, no tiene que acabar en divorcio. Es muy importante intentar tener empatía con nuestra pareja, y saber que tiene tanto miedo como tú, que se cuestiona constantemente como tú, que también está cansad@, y esa empatía nos ayudará a estar mejor como pareja. Y sino, mira a tu bebé. Ese momento de mirarle, caerse la baba y mirar a tu pareja, sabiendo que es lo más bonito que habéis hecho juntos...Eso te reconcilia, te apacigua y te hace ver que es mejor hacer piña, equipo, ¡al menos por un ratito!
Playa, imagen de Alexas_Fotos en Pixabay

Así que ya sabes, tener un hijo une mucho, ¡pero también te puede separar!Las cosas no siempre son de color de rosa, así que no pienses que si estás regulín con tu pareja un hijo lo va a arreglar todo, porque no es así. Y l@s niñ@s se merecen un hogar donde haya amor.

Y después de escribir esta entrada donde explico lo difícil que puede ser a veces me reitero en una cosa: MERECE LA PENA. Para mí ser madre es lo mejor que me ha pasado en la vida, no lo digo por decir, y papá piensa como yo. Merece la pena cambiar tu vida, tu mundo entero por la satisfacción de ver crecer a esas personitas, y vivir todos sus logros, sus sonrisas y su cariño...Ese tiempecillo de tormenta pasa muy rápido, y si pasas esta prueba de fuego, tu vida de pareja saldrá reforzada.

OTRAS ENTRADAS:

TERRORES NOCTURNOS, ¿ME PREOCUPO? 

AH, ¿PERO TODAVÍA NO ANDA? LA COMPETITIVIDAD EN LOS PADRES 

Comentarios