CRIANZA RESPETUOSA Y EL RESPETO HACIA LOS DEMÁS

Cuando tuve a mi hija mayor hace 14 años, no se hablaba (o si se hablaba yo no me enteraba) de tipos de crianza como se habla ahora. Además, hoy día casi tod@s tenemos acceso a la red y en ella encontramos muchísima información.

Imagen: Familia. De Geralt, Pixabay

Se habla de conductismo, crianza con apego, crianza respetuosa, crianza natural, educación Montessori, Waldorf... Un sinfín de métodos, etiquetas o como prefieras llamarlo. A mí no me gusta seguir a rajatabla ningún método, pero sí me gusta leer e informarme todo lo que puedo, y adaptar un poco de cada para nuestra forma de criar. Aunque si tengo que elegir una corriente, prefiero la del apego y el respeto antes que la conductista "de toda la vida".

Y la "crianza respetuosa" me gusta mucho como concepto, porque creo que abarca muchas cosas, y puede englobar otro tipo de crianzas dentro de ésta, porque no hay unas normas fijas, es muy flexible, y por encima de todo lo que prima es el Respeto.

QUÉ ES PARA MÍ LA CRIANZA RESPETUOSA

Resumiendo mucho, sería respetar a tu hij@. Cuando es un bebé respetando sus ritmos, no obligarle o forzarle a hacer cosas para las que  puede no estar preparad@, aunque otros bebés lo hagan ya No competir con otr@s padres/madres por ver qué niñ@ hace qué porque cada un@ tiene ritmos diferentes de otr@s, y lo mejor que podemos hacer es acompañarle, estimularle, pero no forzarle.

Imagen: Familia, de Sathyatripodi en Pixabay

 Respeto también implica practicar la empatía; es importante ponernos en su lugar, intentar saber qué sienten, por qué se comportan de una manera u otra para así poder ayudarles de la manera más paciente y respetuosa posible: Para nosotros también será más fácil si nos ponemos en su lugar e intentamos ver las cosas con sus ojos.

Imagen: Paternidad, de Johnhain en Pixabay
Tratar a tus hijos como te gustaría que te trataran a tí. A veces es complicado mantener la compostura, estamos cansad@s, estresad@s y nuestr@s hij@s tienen esa capacidad para sacarnos de quicio con sus "travesuras"...Pero es importante practicar la empatía como digo más arriba, e intentar no gritarles, y bajo ningún concepto pegarles, o ¿acaso vemos bién que se pegue o se grite a nuestras parejas?¿Por qué con l@s hij@s ha de ser diferente? Ellos se merecen el mismo respeto que nuestra mujer/marido. Eso no quiere decir que les dejemos hacer lo que les dé la gana; también es nuestra misión y nuestra obligación guiarles y educarles; pero si practicamos el respeto hacia ell@s nos daremos cuenta de que el ejemplo es mucho más efectivo que cualquier grito o imposición.



Pero puede ser que consigamos todo esto y fallemos en algo en lo que no caemos muchas veces.

EL RESPETO HACIA LOS DEMÁS

Este punto es bastante difícil de cumplir, me incluyo... Quien más quien menos, todos hemos caído en la falta de respeto hacia el prójimo, de maneras tan diversas y tan aceptadas socialmente que no nos damos ni cuenta.

Para empezar, es muy importante que dejemos de juzgar como educan/crían l@s demás a sus hij@s. Tod@s (excepto alguna excepción muy minoritaria) queremos a nuestr@s hij@s y queremos lo mejor para ell@s. Podemos hablar, exponer nuestra manera de pensar, pero siempre desde el respeto. No sabemos por lo que han pasado, ni vivimos en su casa, ni tenemos la verdad absoluta, también nos equivocamos y no creo que nos guste que se nos juzgue, no juzguemos a los demás.

Imagen: Juntos, de Qimono en Pixabay


Otra manera mucho más sutil de faltar al respeto y que muchas veces no nos damos cuenta es cuando por ejemplo estamos viendo la tele, y aparece alguien (quien sea, no es relevante) y sin más soltamos un comentario despectivo sobre su aspecto, su voz, su manera de vestir...Parece inofensivo, pero ¿verdad que no queremos que nuestr@s hij@s hagan eso en el colegio? Que den de lado a alguien porque está gord@, porque viste mal, porque habla raro...Ojo, yo misma tiempo atrás he caído en este tipo de comentarios, pero nunca es tarde para tomar conciencia, reconocer las cosas y a partir de aquí intentar hacerlas mejor.

Imagen: Chismes, de Baruska en Pixabay


Parecen cosas insignificantes, comentarios inocentes, algun@s dirán que son gilipolleces  tonterías, y lo respeto...Pero para mí es muy importante el ejemplo que les doy, creo que son esponjas y que pueden adquirir cosas muy buenas, pero también malas. Mi pequeño granito de arena hacia la sociedad consiste en intentar mejorar como persona, proponerme muy en serio no juzgar a otr@s pa/madres y practicar el respeto para que ell@s sigan mi ejemplo.

¿Y tú? ¿Te identificas con algún tipo de crianza? ¿Qué piensas sobre la crianza con respeto? Tu opinión es muy importante para mí, no dudes en dejarme un comentario, y si te gusta, ¡Comparte!


OTRAS ENTRADAS:

SALVADOS: DE HIJOS A PADRES: LA EDUCACIÓN

PRIMERAS Y ÚLTIMAS VECES 






Comentarios