ERES LA MEJOR MADRE

Eres la mejor madre. Sí, lo eres. Y yo también lo soy, y que nadie se atreva a decir lo contrario. La mejor madre para tu(s) hijo(s) eres tú, y nadie más que tú.

Eres la mejor madre, imagen de Pixabay
Se habla mucho sobre corrientes de crianza, de educación, se dice que esta es mejor que la otra constantemente, nos creemos con la verdad absoluta y con el derecho de opinar y juzgar sobre todo...
¿No es bastante difícil ser madre (padre) ya? Lo es, y si tienes hijos lo sabrás igual que yo. Encima, nos hacen dudar con juicios constantes desde la opinología, y lo peor de todo, es que muchas veces son otras madres.

Si le das el pecho mucho tiempo, mal.
Si no le das el pecho y le das bibi, mal.

Si porteas, mal, que le acostumbras.
Si no porteas mal, el pobre bebé ahí en el carro...

Si colechas mal, nunca lo sacarás de la cama.
Si no colechas mal, la pobre criatura sin el calor de sus padres.

Si haces BLW, mal, eres una irresponsable que va a atragantar a su bebé.
Si no haces BLW mal, porque no dejas que se regule solo con los purés.

Si no le das galletas o chuches, mal, porque todos comen de eso.
Si se te ocurre dar una galleta en público, mal, porque sólo le das porquerías.

Si le pones pendientes a la niña, mal, la estás marcando sin su consentimiento
Si no le pones pendientes mal, la estás convirtiendo en la rara y la confundirán con un niño.

Si no lo llevas a la escuela infantil (guardería), mal, no se va a espabilar nunca.
Si lo llevas mal, estás abandonando a tu bebé...

Podría seguir así todo el post y escribir otro incluso...¿Se puede saber qué nos pasa? ¿Cuándo vamos a dejar de juzgar a los demás? ¿Sabes por qué esa madre ha decidido no dar pecho? ¿Sabes por qué esa otra todavía lo da? ¿Has pensado que no tiene por qué darte explicaciones?

¿Has pensado que no hay dos bebés iguales, y que lo que a uno le va estupendamente, a otro quizá no? ¿Sabes que hay bebés que odian el carro y no es porque estén mal acostumbrados? ¿Sabes que también hay bebés que prefieren estar a su aire en el carro en vez de en la mochila o el fular?

A mí no me gusta que me juzguen, por lo que no juzgo. Nadie conoce mis circunstancias ni a mi hijo mejor que yo. El único que sabe lo que yo sé sobre mi hijo es su padre, nadie más. ¿Quién soy yo entonces, para decirle a otra madre (padre) que el colecho es mejor sólo porque yo lo practico? ¿Y si a ese bebé no le va el colecho, o esos padres por los motivos que sean prefieren no practicarlo? ¿Sabré yo más de ese bebé que su propia madre? ¿A que no?
Lo importante es educarles con amor (imagen de Pixabay)

Y así con todos los temas: No juzgues a una madre porque le de una galleta a su hijo, ni la juzgues por no querer dársela, encima a veces sin conocerla siquiera; no impongas tus ideas, tú puedes decidir no poner pendientes, puedes explicar por qué si te preguntan, pero ¡no juzgues a quien decide ponerlos por favor! Lo mismo al caso contrario, basta de reírte de los padres que deciden no ponerlos, cada uno tiene sus motivos para hacer una cosa u otra, ya está bién de convertirnos en jueces.

¿Significa eso que no podemos dar consejos? ¡Por supuesto que no! Se pueden dar consejos, pero siempre con respeto, asertividad y empatía. Tod@s somos muy sensibles en lo que se refiere a la pa/maternidad, y aunque tu intención no sea atacar, se puede recibir como tal, y más si se hace desde la imposición...Nadie tiene la verdad absoluta, y menos sobre los hijos de los demás.

Y tod@s nos equivocamos, no somos perfect@s ni infalibles; no te machaques cuando no actúes de forma correcta con ell@s, a tod@s nos pasa de vez en cuando, lo importante es intentar mejorar cada día un poquito por nuestr@s peques, y hacerlo todo con mucho amor, el mismo amor que sienten nuestr@s peques por nosotr@s.

Así que no lo olvides nunca, eres la mejor madre que tu hij@ puede tener, no lo dudes nunca, no importa la corriente que sigas, siempre que lo hagas todo con amor, y siguiendo tu instinto; nadie conoce a tu hij@ mejor que tú, y para él eres la mejor.

Comentarios

  1. Yo siempre digo que lo mejor para cada niño es lo que deciden hacer sus padres desde el amor y el respeto hacia él, aunque a veces nos equivoquemos en los caminos que decidimos tomar para ellxs. Cada niñx, cada madre y padre, cada casa es un mundo... No podemos ni generalizar ni opinar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Es que estoy tan cansada de ver como nos juzgamos unas a otras sin compasión, bastante difícil es la maternidad de por sí! Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Ay, el criticar y el opinar sale gratis! Y lo malo es eso, que no te libras, hagas lo que hagas, la has cagado. Menos mal que yo ya paso de todo! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo suyo, pasar de todo, sino te vuelves loca, pero a veces en el postparto te pilla más floja y más sensible y lo último que necesitas es que te juzguen...Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Además es que parece que hay gente que disfruta juzgando y haciendo sentir mal. ¡Nadie tiene la verdad absoluta!

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy hartísima de todo lo que se monta alrededor de qué es lo mejor y lo peor y quién es mejor y peor madre. Cada una hace lo que es mejor para su hijo y su familia y es lo único importante. Da igual el camino que se siga. Todas somos las mejores, como bien dices

    ResponderEliminar
  5. No no dudo que soy la mejor madre para mi hijo, a veces flaqueo, pero para mis adentros aunque de momento se me pasa jejejej. Y en cuanto a juzgar a las demás, ya me guardaré.

    ResponderEliminar
  6. En la maternidad deberái haber sólo una ley: No juzgues a nadie por cómo cría a sus hijos, centrate en hacerlo lo mejor que puedas con los tuyos y , a lo mejor, no tendrás miedo a ser juzgada tú tampoco. y si no como si oyes llover. Así seríamos todos mucho más felices.

    ResponderEliminar
  7. Interesante post!!! La verdad es que sí, nos encanta opinar, y dentro de lo que cabe tampoco está mal que se opine lo malo es juzgar, eso está feo. Cada uno, como bien dices, tiene sus circunstancias y también sus creencias e ideas y todo es respetable. 😊😘

    ResponderEliminar
  8. Toda la razón, yo aprendí a hacer "escucha selectiva" sobre todo por mi salud mental.. lo que no me interesaba directamente no llegaba a mi cerebro, entraba por un oído y salía por el otro.. jajajaja

    ResponderEliminar
  9. Cuando te pilla de nuevas aún haces algo de caso, pero ya con el segundo pasas de todo lo que piense el resto del mundo. Yo por caracter es que soy bastante pasota, pero aún así me llevé algún disgusto con opinologos varios con temas como "brazos", "comidas" y sobre todo teta...

    ResponderEliminar
  10. Justo hoy necesitaba leer algo como esto. A veces lees tantas cosas o recibes tantas "opiniones" que ya no sabes si lo hace bien, mal o regular... pero siempre tomo decisiones pensando en lo mejor para mi peque, asi que supongo que eso me hace la mejor madre que puede tener :)

    ResponderEliminar
  11. Toda la razón palabra por palabra. Es que es un no parar... y no creas que termina cuando nuestros bebés dejan de ser bebés... doy fe que puede llegar a empeorar. Con los prepreadolescentes de 10 años también pasa. Es raro el día que no se escuche a otros papis/mamis criticar lodo lo criticable. Siempre hay alguien a quien le apetece juzgar como crías a tu hijo.

    ResponderEliminar
  12. me encanto tu post, me siento tan identificada con cada palabra, me encanta leer experiencias del dia a dia y desde luego todas son unas super mamis cada quien a su manera :)

    ResponderEliminar
  13. ¿No vale opinar?
    Pues no respiroooo.
    Aayysss la de veces que hay que quitarse las orejas para no mandar a la porra al opinador de turno!!!

    ResponderEliminar
  14. Me encanta el post porque creo que tienes más razón que un santo, como se suele decir.
    Las opiniones siguen aún cuando no son bebés, por cualquier cosa... Por la vestimenta, el pelo o lo que sea... Opinador@s salen a todas las edades, ufffff

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me haría muy feliz que me dejaras un comentario, ¿Te animas?
Y si te ha gustado, ¡COMPARTE!